Una versión propia de algún cuento infantil.

‏‏‎ ‎Mensajes‏‏‎ ‎
52
Reacciones
164
Oro
4.407
HOLIIIIII ESTE FUE UN RETO DE ESCRITURA QUE PENSÉ HACER EN ALGÚN MOMENTO Y LO DEJÉ SOLO EN ESTO. DEMÁS ESTÁ DECIRLES QUE SI ALGUIEN QUIERE SUMARSE AL RETO Y HACER SU VERSIÓN PROPIA DE ALGÚN CUENTO INFANTIL SOY LA PRIMERA INTERESADA EN LEERLO.

SOOOOOU AQUÍ VOY CON EL MÍO:
Hace unos pocos años atrás vivió una niña llamada Anna a la que todos de cariño llamaban Caperucita por el abrigo de capucha rojo que usaba la mayor parte del tiempo. Pero un fatídico día la mamá de nuestra niña enfermó y no pudo cumplir su labor de llevarle el alimento a la abuelita que vivía cruzando el río, en un pequeño bosque a la salida del pueblito por lo que le pidió a su amada hija que le hiciera ese favor.

-Cariño, no te desvíes del camino que te dije, mucho menos vayas a entrar a la casa de tu abuelita.
-De acuerdo mamá. Te amo.

Caperucita recorrió todo el trayecto hasta el hogar de su abuelita con calma, apreciando las plantas, escuchando los sonidos que se escapaban de la naturaleza a medida que se adentraba en el bosque. Sería la primera vez que vería a su abuelita y aunque no le mencionó nada a su mamá ni expresó sentimiento alguno con su conducta ella estaba muy emocionada.

Al llegar al final del camino que había sido indicado por su madre la niña vio una pequeña casa casi en ruinas, con barras de hierro en las ventanas y una puerta que al parecer había sido golpeada por algo sobrenatural desde dentro.

-¿Me habré equivocado de dirección sin notarlo o se habrá confundido mamá al darme las indicaciones por el malestar que sentía?. Bueno, llamaré a la puerta.

Tocó tres veces con delicadeza, en su interior temía que aquella ruina reforzada en hierro fuera a derrumbarse. Sintió unos pasos que se arrastraban hasta ella desde el interior. Una voz quejumbrosa se deshizo en llanto.

-Pensé que ya no vendrías, pensé que me dejarías morir de hambre aquí. Malagradecida. ¿Así es como tratas a tu madre? Encerrándola en una prisión y drogándola con pastillas en su alimento. Porque piensas que no lo noto pero sí. YO NO SOY UNA MALDITA LOCA

-Abuelita, tranquila, soy Anna, tú nieta, aunque todos me dicen Caperucita. Mi mamá está enferma y no pudo venir.

Caperucita escuchó un crujido de huesos viejos y sintió como si las manos de su abuela se deslizasen por la parte interior de aquella puerta.

-Querida, seguro has de estar muy grande. Quizás ni me recuerdes. Hace mucho tiempo desde que nos vimos por última vez cuando tu madre te trajo a conocer a tus abuelos. Desgraciadamente tu abuelo ya no está entre los vivos. Pero me gustaría, al menos por una última vez, rozar el rostro de mi dulce y única nieta. Entra por favor. Pasa y acompaña a esta desdichada vieja en su lúgubre hogar abandonado en la que pueda ser su última cena.

La niña de noble corazón sin pensarlo dos veces se deshizo de todas las cerraduras que la separaban de su abuela y entró... Entró al mismísimo infierno. Paredes rasgadas desde lo más alto hasta el suelo, incluso en el techo habían rasguños. El olor era insoportable y aquella triste voz que le hablaba desde dentro se tornó en un rostro macabro de ojos perdidos en el negro de la locura, nariz encorvada y una boca con dientes afilados. De las manos extendidas de aquel espectro abominable sobresalían unas uñas largas y negras cubiertas de mugre y hongos. Una señora, por llamarlo de algún modo más decente, desnuda con la piel arrugada por los años con visibles muestras de estar fuera de su control mental había dejado paralizada a aquella dulce niña que solo quería el abrazo anhelado por cualquier chica de su edad.

Sin pensarlo dos veces y antes de que escapara su presa la abominable mujer se abalanzó sobre el cuello de Caperucita clavando sus uñas en sus hombros para rasgarle desde allí la piel hasta la muñeca. El olor a sangre fresca inundaba sus sentidos. Nunca había podido sentirse así desde que se comió a su esposo aquella misma noche en la que le dijo "Después de haber conocido a mi nieta tu lugar de la mujer más hermosa del mundo ha sido desplazado al segundo".

-Ahora que pude verte mejor y comprobar que sí eres hermosa mi niña, ahora que pude sentir mejor tú olor, ahora que pude probarte. Podré morir en paz. Queda cumplida mi meta de venganza. Pero por mis años, segura estoy, de que alguna mente retorcida hará de esta noticia en los periódicos un lindo cuento infantil y serás por siempre CAPERUCITA.
 

Gatto007

Miembro conocido
Terra
‏‏‎ ‎Mensajes‏‏‎ ‎
229
Reacciones
601
Oro
4.979
HOLIIIIII ESTE FUE UN RETO DE ESCRITURA QUE PENSÉ HACER EN ALGÚN MOMENTO Y LO DEJÉ SOLO EN ESTO. DEMÁS ESTÁ DECIRLES QUE SI ALGUIEN QUIERE SUMARSE AL RETO Y HACER SU VERSIÓN PROPIA DE ALGÚN CUENTO INFANTIL SOY LA PRIMERA INTERESADA EN LEERLO.

SOOOOOU AQUÍ VOY CON EL MÍO:
Hace unos pocos años atrás vivió una niña llamada Anna a la que todos de cariño llamaban Caperucita por el abrigo de capucha rojo que usaba la mayor parte del tiempo. Pero un fatídico día la mamá de nuestra niña enfermó y no pudo cumplir su labor de llevarle el alimento a la abuelita que vivía cruzando el río, en un pequeño bosque a la salida del pueblito por lo que le pidió a su amada hija que le hiciera ese favor.

-Cariño, no te desvíes del camino que te dije, mucho menos vayas a entrar a la casa de tu abuelita.
-De acuerdo mamá. Te amo.

Caperucita recorrió todo el trayecto hasta el hogar de su abuelita con calma, apreciando las plantas, escuchando los sonidos que se escapaban de la naturaleza a medida que se adentraba en el bosque. Sería la primera vez que vería a su abuelita y aunque no le mencionó nada a su mamá ni expresó sentimiento alguno con su conducta ella estaba muy emocionada.

Al llegar al final del camino que había sido indicado por su madre la niña vio una pequeña casa casi en ruinas, con barras de hierro en las ventanas y una puerta que al parecer había sido golpeada por algo sobrenatural desde dentro.

-¿Me habré equivocado de dirección sin notarlo o se habrá confundido mamá al darme las indicaciones por el malestar que sentía?. Bueno, llamaré a la puerta.

Tocó tres veces con delicadeza, en su interior temía que aquella ruina reforzada en hierro fuera a derrumbarse. Sintió unos pasos que se arrastraban hasta ella desde el interior. Una voz quejumbrosa se deshizo en llanto.

-Pensé que ya no vendrías, pensé que me dejarías morir de hambre aquí. Malagradecida. ¿Así es como tratas a tu madre? Encerrándola en una prisión y drogándola con pastillas en su alimento. Porque piensas que no lo noto pero sí. YO NO SOY UNA MALDITA LOCA

-Abuelita, tranquila, soy Anna, tú nieta, aunque todos me dicen Caperucita. Mi mamá está enferma y no pudo venir.

Caperucita escuchó un crujido de huesos viejos y sintió como si las manos de su abuela se deslizasen por la parte interior de aquella puerta.

-Querida, seguro has de estar muy grande. Quizás ni me recuerdes. Hace mucho tiempo desde que nos vimos por última vez cuando tu madre te trajo a conocer a tus abuelos. Desgraciadamente tu abuelo ya no está entre los vivos. Pero me gustaría, al menos por una última vez, rozar el rostro de mi dulce y única nieta. Entra por favor. Pasa y acompaña a esta desdichada vieja en su lúgubre hogar abandonado en la que pueda ser su última cena.

La niña de noble corazón sin pensarlo dos veces se deshizo de todas las cerraduras que la separaban de su abuela y entró... Entró al mismísimo infierno. Paredes rasgadas desde lo más alto hasta el suelo, incluso en el techo habían rasguños. El olor era insoportable y aquella triste voz que le hablaba desde dentro se tornó en un rostro macabro de ojos perdidos en el negro de la locura, nariz encorvada y una boca con dientes afilados. De las manos extendidas de aquel espectro abominable sobresalían unas uñas largas y negras cubiertas de mugre y hongos. Una señora, por llamarlo de algún modo más decente, desnuda con la piel arrugada por los años con visibles muestras de estar fuera de su control mental había dejado paralizada a aquella dulce niña que solo quería el abrazo anhelado por cualquier chica de su edad.

Sin pensarlo dos veces y antes de que escapara su presa la abominable mujer se abalanzó sobre el cuello de Caperucita clavando sus uñas en sus hombros para rasgarle desde allí la piel hasta la muñeca. El olor a sangre fresca inundaba sus sentidos. Nunca había podido sentirse así desde que se comió a su esposo aquella misma noche en la que le dijo "Después de haber conocido a mi nieta tu lugar de la mujer más hermosa del mundo ha sido desplazado al segundo".

-Ahora que pude verte mejor y comprobar que sí eres hermosa mi niña, ahora que pude sentir mejor tú olor, ahora que pude probarte. Podré morir en paz. Queda cumplida mi meta de venganza. Pero por mis años, segura estoy, de que alguna mente retorcida hará de esta noticia en los periódicos un lindo cuento infantil y serás por siempre CAPERUCITA.
Vaya trauma ;-; muy bien elaborado el cuento por cierto ya saben niños no entren a casa de sus abuelitas ok no esa no era la leccion ._. yo cuando sea grande quiero ser como tú la verdad :0
 
‏‏‎ ‎Mensajes‏‏‎ ‎
52
Reacciones
164
Oro
4.407
Vaya trauma ;-; muy bien elaborado el cuento por cierto ya saben niños no entren a casa de sus abuelitas ok no esa no era la leccion ._. yo cuando sea grande quiero ser como tú la verdad :0
Creo que no hay ninguna lección... Luego escribiré alguna fábula... O no? 🙄 Nfin el mar.
Arigato... Gato XD
 

Gigangel

M.R. Sarcasmo
Aqva
‏‏‎ ‎Mensajes‏‏‎ ‎
489
Reacciones
1.292
Oro
143.039
Negranieves y los siete gigantes.

Érase una vez, en un reino, una reina muy bella pero que estaba inconforme con ella misma y su belleza. Tenía un espejo mágico, al que siempre le preguntaba:
- Espejo mágico. ¿Dime si yo soy la más bella entre las bellas?

El espejo le respondía:
- Por ahora tú eres la más bella, pero más adelante tendrás que cuidarte de Scarlett Johansson, Elsa Pataky, Marilyn Monroe, etc., etc. Y me quedo corto. Pero si me quedo corto, no hay remedio. La más bella eres tú.

En fin, el espejo como pillo que era, no le dijo que también nacería por ese tiempo Negranieves de la cual la reina seria su madrastra. Para no alargar mucho la historia. La niña exasperaba a la reina por lo linda que era. Y al llegar a los 16 años, ya Negranieves era mucho más bella que la misma reina.

Un día, fuera de sí, la reina le pregunto a su espejo:
- Espejo mágico, ¿dime quien es la más bella entre las bellas?

Y el espejo, que estaba reposando el almuerzo del mediodía, dijo:
- Si, coño. Eres la más bella, pero Negranieves es más bella que tú. Así que camínalo por San Leopoldo y no me jodas más.

La reina, enfurecida, botó a Negranieves del castillo. Incluso, mandó a un cazador detrás de ella para que la matara en el bosque. Pero el cazador se desvió del camino, tras la huella de un lobo feroz que estaba asolando la comarca y observó que este iba detrás de una niña vestida de rojo que cantaba: El lobo es mala hoja, tra-la-la.

Negranieves, llego a un casón gigante en el medio del bosque, donde vivían 7 gigantes. Estos se enamoraron de la linda muchacha, incluso Inteligentin el más pequeño la espiaba cuando ella se bañaba con su jabón Floresta.

Todo hubiese seguido bien, si la reina no hubiese seguido atormentando el espejo y este le dijo dónde estaba la más bella de las bellas. La reina se disfrazó de revendedora y fue a la casa de los gigantes a vender manzanas a sobre precio, aprovechando que los gigantes habían ido a la casa del oro y la plata. La tonta de Negranieves, le compro una manzana a la reina disfrazada. Incluso, está la obligo a que la mordiera y comprobara su sabor.

La reina no era lesbiana, sino hubiese hecho todo lo que le hubiese venido en ganas con Negranieves, por lo tonta que era. Pero bueno, sigamos con la manzana. En fin, ella se come un pedazo y cae en coma profundo. La reina disfrazada, sale riéndose triunfante, pero al llegar al recodo del camino, es aplastada de un pisotón por Inteligentin que venía corriendo con un ramo de flores para Negranieves.

Tanto la querían los gigantes que no la enterraron, la incineraron y guardaron las cenizas en una urna de cristal, con oro incrustado en los bordes. A la semana, pasó por ahí un príncipe que estaba enamorado de Negranieves y venía a darle un beso de amor mágico. Los gigantes le contaron la historia de lo que había pasado. El príncipe, no podía dar crédito a la imbecilidad de los gigantes, pero no le quedó más remedio que irse deprimido y trastornado.

Mucho tiempo después y producto del chasquido de dedos de Hulk, resucitó Negranieves. Se casó con un millonario árabe que conoció por Facebook (este le había mandado una foto de su ¨tranca¨ y a Negranieves le ¨cuadró¨ al momento), y vivieron felices… hasta que llego la Covid-19.

Y colorín colorado, este cuento a terminado.
 

🖤I'amDelta

👑𝗘𝗹 𝗥𝗲𝘆 𝗱𝗲 𝗹𝗼𝘀 𝗘𝘀𝗰𝘂𝗮𝗹𝗼𝘀🦈
A e r
‏‏‎ ‎Mensajes‏‏‎ ‎
514
Reacciones
1.354
Oro
16.405
Cierto dia de una discusion entre blanca nieves y los 7 enaniyos de por que blanca nieves no devia meter el principe en la. Casa de los enanos por que se robaba los diamantes.. Aunque todo acabo por que los enanos contrataron a shrek de portero.. Cosa que nadie pasaba..
Fiona traiciono a shrek con un enano por que le regalo un pedasito de esmeralda, cosa que despues se arrepintio cuando el enano la boto de la casa por que la traiciono con rapuncel.. Ese enano es la candela, pelo a rapuncel y le vendio el moño a la bella durmiente.. Esta se lo puso y cuando se acosto despues de ver la pelicula de "los humanos reales" se la robaron.. Y bueno eso qiedo en duda por que le preguntaron a pinocho, el dijo que no sabía, y le cresio la nariz y le saco un ojo a pocajontas.. No balla la candela..

Pero al final llego el pidio valdes y acabó con todas esas mujeres.. Ese si es un tanke..
 

¡Hola forero! 😀 Recuerda que Universum no es un chat, acá apostamos por las publicaciones de alta calidad, por lo que deberás argumentar tus respuestas, de no hacerlo lo más probable es que tu mensaje no sea aprobado por uno de nuestros moderadores. 😢

Arriba